Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 10 de mayo de 2010

Invencible


Mírame... soy tu talón de Aquiles,
soy aquello que no conoce el dolor,
de mi, se asustan todos los males,
soy aquello que siempre tiene color.


Puedes tratar de doblegarme,
hundirme en aguas profundas,
no conseguirás ahogarme,
daré brazadas rotundas.


Pensaras que soy ignorante,
que será fácil dominarme,
prepara tu dicho cortante,
nunca lograras embaucarme.


Lucha, batalla, ruge y pelea,
mi corazón y mi alma de hierro,
te arrollaran cual fina oblea,
pues no fallo, mi blanco no yerro.


A pesar de tu insistencia,
jamas seré por ti batido,
quizá pidas clemencia,
ya todo habrás perdido.


Cuando te des cuenta,
será tarde, habré vencido,
a mí, pagaras tu renta,
tu alma habrás vendido.


Tus muros has visto caer,
ahora, de ti no me apiadare,
creías que no podía vencer,
pero siempre aguantare.


Frente al filo de mi espada,
valientes morirán por su error,
solo su alma quedara vedada,
ya no tendrán ningún temor.

jueves, 6 de mayo de 2010

Nuestra amistad




La amistad que nos profesamos

Va más allá de los extremos,

De los límites que nunca pondremos,

Durará y perdurará porque queremos.


No habremos hecho grandes cosas,

Pero para nosotros son significativas,

Aún no hemos recorrido largas distancias,

Pero algunas veces han sido amargas.


Aquel día pasó algo raro y peculiar,

Algo realmente difícil de explicar,

Te conocí y al instante te supe valorar,

No sabía que serias difícil de olvidar.


Ese día supe que eras muy especial,

Alguien con quien entablar gran amistad,

Sencillamente me pareciste una persona genial,

Y desde ese día me enamoré de tu bondad.


Si algún día me voy y no te vuelvo a ver,

Quisiera con este poema poder

Decirte lo mucho que te he llegado a querer,

Porque millones para mí vale todo tu ser.


Siempre por ti me preocuparé,

Necesito tu amistad y ésta cuidaré,

En mi vida algo siempre agradeceré

Es haberte conocido pues de ti jamás me olvidaré.